Inicio Internacional Cuba, Un viaje lleno de sorpresas

Cuba, Un viaje lleno de sorpresas

557
0
Compartir
Por: Ángela Morales Chica
Llegué a La Habana con mil ideas en la cabeza. Era jueves y estaba pisando por fin tierras cubanas, donde el ron y el tabaco aparecen en cada esquina y donde el calor y la música llenan la vida.  al bajar del avión se me encharcaron los ojos. El calor y aire sofocante, un letrero que me recibía con un ‘Nothing compares to Havana’ y una sonrisa de los operarios del aeropuerto bastaron para hacerme sentir afortunada por esta experiencia que iba a comenzar.
El taxista que me llevó hasta la residencia se portó como un verdadero guía turístico. Me dijo que debía hacer y qué no, qué comer, qué visitar y de qué debía cuidarme. Esa primera tarde caminé por el Vedado, zona donde me hospedé y reconocí una zona muy turística. No me daba cuenta que mi viaje se dividiría en dos. Esos primeros días sola y los días cuando estuve acompañada por las demás personas que llegaban al seminario. El antes, lleno de sorpresivos encuentros durante las caminatas, de sonrisas bajo el sol, de cosas nuevas. El después, lleno de aprendizaje y aún más sorpresas y amigos nuevos.
Probar comida nueva, caminar por la rampa en una mañana de sábado, recorrer el malecón y disfrutar viendo los carros antiguos que te devuelven en el tiempo, escuchar música que te anima a bailar y el sol que cubre todo el lugar jamás se me olvidarán. El domingo antes de iniciar el seminario, llegó a la residencia no solo Joha, mi compañera de viaje, sino también Hernando, el mejor guía que hubiéramos podido pedir para conocer La Habana. Con él y Anastasia, una joven rusa, salimos a conocer La Habana vieja para reírnos con el Rock Star, un mítico personaje cubano que hasta ha salido en la portada de la National Geographic, al frente de La Bodeguita del Medio mientras tomamos mojitos; a tomar daiquiri en uno de los sitios más visitados de la zona, ‘La Floridita’; a caminar las calles empedradas por donde han caminado tantos personajes y a escuchar son, esa música tan pegajosa en cada esquina y que te invita a bailar, no importa dónde ni con quien estés.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here