Inicio NOTAS Actualidad Enamórate de los cafés especiales

Enamórate de los cafés especiales

765
0
cafes especiales
Cafés especiales
Por: Ángela Morales Chica

Si le hiciera caso a la sensibilidad para hacer este texto, leerían las palabras más cursis y llenas de adjetivos que hayan leído en su vida. Diría que estoy loca de amor, de ese ilógico que solo permite reconocer lo bueno. Escribiría libremente que vivo en el más increíble de los paraísos, donde está condensada la belleza pura del planeta, y seguiría extendiéndome en descripciones exageradas hasta lograr que pase una de dos opciones: o se antojen de venir o no terminen de leer.
Preferiría que fuera la primera opción. Por esto, únicamente voy a enumerar algunas de las razones lógicas que enamoran de este territorio, declarado Patrimonio de la Humanidad.
Primero, este territorio posee una de las mejores combinaciones. Montañas llenas de cafetales que permiten disfrutar de un horizonte digno de una pintura, y un fuerte arraigo a las tradiciones que forman parte de un importante legado cultural. El imponente paisaje cafetero se une como un gran rompecabezas a la gran variedad de actividades para conocer el proceso del café, desde la siembra, selección, aroma, color, catación, integrando los cuatro elementos: tierra, agua, fuego, aire, para despertar miles de sensaciones difíciles de olvidar.
En segundo lugar, cientos de fincas cafeteras incrustadas en las montañas de esta región se han preparado para recibir a los visitantes y mostrarles, con recorridos vivenciales e interactivos en medio de la naturaleza, las tradiciones de la tierra del café. Los sentidos descubren el espectacular paisaje, el inolvidable aroma de la tierra, el sabor del café y el poder de los elementos de la naturaleza.
En último lugar, movilizarse en medios de transporte tradicionales, como el jeep y el caballo, caminar entre senderos habitados por la más variada flora y fauna y conocer directamente la plantación, son algunas de las bondades que ofrecen estos lugares a los visitantes. Extranjeros y nacionales se van enamorados de este paisaje lleno de verdes en diferentes tonalidades; de pájaros y animales que no temen recorrer los espacios a su antojo; de la comida sabrosa, con sazón de hogar y de las sonrisas de sus habitantes, que están siempre dispuestos a ayudar y a hacer sentir como si estuviese en casa.
Y luego, más allá de las fincas cafeteras, los cafés especiales en los pueblos de encanto, esos que se encargan de atraer a todos quienes quieren saborear el suave sabor de esta bebida nacional. Con diferentes diseños y cada uno con su especialidad, todos ellos se preocupan por brindar una experiencia única, donde se siente un poco la historia y lo importante de reconocer de donde viene esa buena taza de café.

 

CAFÉ LA MORELIA, DEL CAFETAL A LA TAZA

Si de buscar una experiencia única e inolvidable alrededor de la cultural del café se trata, el recorrido guiado y especializado a través de los campos de la Finca La Morelia –sector del Caimo en Armenia,  le permitirá llenar las expectativas que pueda tener en torno a los  detalles que revelan el excelente sabor y aroma del café La Morelia.
Se inicia con una charla de bienvenida y  el consumo de una buena taza de café. Luego, una  caminata a través de senderos planos de fácil acceso deja ver y sentir el proceso de cultivo de los cafetales: la recolección de los granos y la técnica que hombres y mujeres emplean para seleccionar los granos maduros. Sigue con el  despulpado, secado y la trilla del café que se denomina beneficio. Luego la clasificación de los granos, la tostión, la molienda y el empaque del café para su distribución final a clientes y proveedores. Un barista profesional invita a ver cómo se prepara un buen espresso, un cappuccino, un macchiato o un mocachino. Al final un catador  explica con ejemplos prácticos y sensoriales los atributos de nuestro café. Info:  http://www.cafelamorelia.com/


Amidst coffee trees,Fall in love with specialty coffee

If I followed my sensibility to write this text, you would read the most corny and adjective-filled sentences you have ever read. I would say I am crazy in love, the one which only allows to recognize good things. I would freely write that I live in the most incredible of paradises, where the purest beauty of the planet is condensed and I would extend in extravagant descriptions until of the next two things happen: you fancy visiting or you stop reading. I’d prefer you take the first option. That’s why I am going to list some of the logical reasons to fall in love with this territory, declared as Cultural Heritage of Mankind.
First, this territory possesses one of the best combinations. Mountains filled with coffee trees which allow to enjoy a horizon which actually seems like a painting instead of a landscape and a strong sense for traditional roots which are part of an important cultural legate. The imposing coffee region landscape fills in like a piece in a puzzle filled with variety in terms of learning about coffee growing, integrating the four elements, earth, water, fire and air to awake thousands of unforgettable sensations.
In second place, hundreds of coffee farms imbedded on this region’s mountains have prepared to receive visitors and show them, through experiential and interactive tours amidst nature, the traditions of this coffee lands, where senses enjoy the spectacular landscape, the unforgettable aroma of these lands, the taste of smooth coffee and the power of nature elements.
In last place, to know and use traditional ways of transport as the jeep or the horse, to trek along paths filled with flora and fauna and directly crossing coffee plantations are some of the virtues these places offer to visitors.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here